09 de enerio de 2019 - A continuación, se realiza una transcripción de la noticia publicada por El Tiempo. Todo el texto y las imágenes fueron tomadas de su página web.


Entre el 28 y el 31 de diciembre, cuando los colombianos celebraban las fiestas de fin de año, tres de los condenados más conocidos del país por protagonizar hechos que escandalizaron, salieron de sus lugares de reclusión por cuenta de beneficios que, si bien son legales, provocan indignación y abrieron un debate sobre las gabelas que otorga la justicia.

Por ejemplo, a Guido Nule –condenado en total a 21 años de prisión por varios procesos sobre el carrusel de la contratación para obras viales en Bogotá, como el TransMilenio por la calle 26– un juez de ejecución de penas le dio libertad condicional el 28 de diciembre. Apenas había pagado 7 años y 8 meses de cárcel efectiva.

Según Juan Vicente Valbuena, el fiscal que investigó en su momento la red de corrupción de los Nule, Guido Nule, junto con sus primos Miguel y Manuel Nule, se apropió de 60.000 millones de pesos de los bogotanos. Incluso, el juez que los condenó resaltó en su sentencia que ni de manera personal “ni por interpuesta persona devolvieron cantidad alguna al erario, y en cambio sí aumentaron su patrimonio con los dineros del ilícito”.

Pero el Código Penal favorece a los condenados hasta el punto de que pueden obtener la libertad condicional cuando han pagado las tres quintas partes (3/5) de su pena, como sería el caso de Guido Nule según su abogado, Diego Muñetón.

Juristas consultados por EL TIEMPO explicaron que el único requisito para optar por ese beneficio es haber tenido un buen comportamiento en su centro de reclusión.
Y de acuerdo con el reporte del Inpec, Guido Nule había redimido 5 años de cárcel por trabajo y estudio. A los condenados, por cada dos días de trabajo o estudio les restan uno de la sentencia.

Así, los 5 años supuestamente redimidos y los casi 8 que estuvo efectivamente en prisión le dieron a Guido Nule el derecho a pagar, en libertad, los 8 años que le restan de pena.

En cuanto a movilidad, la única restricción que tiene es salir del país. De resto, puede estar en cualquier lugar del territorio nacional.

Piden que beneficios no sean para corruptos

Cero beneficios en la ejecución de sentencias relacionadas con hechos de corrupción, es lo que pide la Corporación Excelencia para la Justicia, organización civil dedicada al estudio de la rama judicial.

De acuerdo con su director, Hernando Herrera Mercado, “es oportuno que existan esos sistemas de redención de pena, porque están ligadas al principio de rehabilitación de cualquier delincuente” pero, en el caso de los condenados por delitos que tienen que ver con la desviación de recursos considera que no deben ni tener esos “beneficios” ni casa por cárcel.

Además, sobre los que pueden obtener estos privilegios sin haber cumplido con la reparación económica o las multas impuestas, afirmó que “una persona que no resarza debidamente a la sociedad por el daño que le generó no tiene por qué estar ni en su casa ni en las Playas de Barú”.

Herrera Mercado anunció que la Corporación hará una “revisión” de los beneficios otorgados a Miguel Nule, a quien le habían dado casa por cárcel en 2016 y al reciente beneficio de libertad condicional para Guido Nule, ambos condenados por el ‘carrusel’ de la contratación en Bogotá.

Dijo que se hará seguimiento para que sea “absolutamente exigente en el otorgamiento de esos beneficios” a los empresarios y para que a los condenados por corrupción sean evaluados con mayor detenimiento cuando argumentan tener enfermedades o dolencias para evadir la prisión ordinaria.

“Los Nule son los enfermos más costosos que ha tenido el país, uno por una supuesta dolencia de una rodilla y el otro por obesidad, cuando en el pasado se aprovecharon del Estado para producir un delito de gran impacto social”, manifestó Herrera.

 

Consulte la noticia completa en: https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/polemica-por-beneficios-juridicos-a-guido-nule-emilio-tapia-y-coronel-aldana-312520