Consejo Superior de la Judicatura prorrogó medidas de descongestión hasta el 31 de marzo

060214

A través del Acuerdo No. PSAA15-10288 del 29 de enero de 2015, la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura prorrogó las medidas de descongestión hasta el próximo 31 de marzo, al tiempo que estableció unas metas para los despachos judiciales, las cuales pueden dar lugar a su supresión en cualquier momento en caso de no ser cumplidas.

En el citado Acuerdo, el CSJ consideró que “analizados los soportes técnicos presentados por la UDAE se decide la continuidad de las medidas de descongestión atendiendo las políticas establecidas por la Sala Administrativa en el Acuerdo PSAA14-10195 y los recursos presupuestales disponibles”.  

Así las cosas, las metas establecidas contemplan todas las formas de terminación del proceso, y corresponderán al egreso efectivo mensual. Es por ello que los juzgados civiles deberán emitir entre 30 y 1.000 sentencias al mes (las cuales incluyen los casos de desistimiento tácito; los de familia, 30; los promiscuos, entre 15 y 30; los penales, de 15 a 48; los administrativos, entre 25 y 41, y las salas disciplinarias de los consejos seccionales y superior, 10).

No obstante, el artículo 7, parágrafo 1 del Acuerdo, establece que “cuando el despacho judicial considere que de acuerdo al inventario no es viable el cumplimiento de la meta, deberá comunicarlo inmediatamente a la correspondiente Sala Administrativa Seccional, para que verifique y evalúe la situación, y realice la distribución de procesos en trámite de otros despachos judiciales”.

Es importante señalar finalmente, que la Sala Administrativa del Consejo Seccional correspondiente presentará un informe mensual consolidado de la gestión de los despachos de descongestión de sus correspondientes distritos judiciales, haciendo una evaluación y presentado las conclusiones y recomendaciones.

Las metas de sentencias y autos para los despachos de descongestión serán las siguientes: 

060214 2

icon Acuerdo No. PSAA15-10288 “Por el cual se prorrogan, ajustan y adoptan unas medidas de descongestión”

Resolución de pleitos de menor cuantía

Es sabido desde hace tiempo que el mayor problema y del que más se queja la gente respecto de la administración de justicia es la lentitud. Siempre se ha dicho y es un axioma que la justicia debe ser pronta y cumplida. Al margen de las reformas que se planteen en la Rama Judicial, lo fundamental es lograr que haya celeridad y se puedan estudiar y analizar tantos casos de personas detenidas que esperan les sea definida su situación. Esa sería una manera de ir disminuyendo el hacinamiento carcelario.

Quizá no sea tan difícil emprender la tarea de agilizar las tareas judiciales. Si se lograra este objetivo habría una percepción positiva sobre este órgano del poder público. Al examinar los procesos pendientes y proceder a otorgar libertad a quienes son acreedores a ella por ser inocentes se da un gran paso frente a la superpoblación de presos en las penitenciarías del país.

Pero no solo se trata de este ángulo en el universo jurídico. Muy importante que las pequeñas causas, como se estila en algunos países, en los que la comunidad siente gran molestia si tiene que acudir a los estrados judiciales en pleitos que los exponen a la vista pública. Prefieren la conciliación y para ese propósito existe el personal especializado.

Ya en Colombia desde hace más de cinco años funcionan 16 juzgados de pequeñas causas que conocen de procesos en lo civil y laboral que no excedan la cuantía de 40 salarios mínimos vigentes. El proyecto pionero marcha muy bien en ciudades como Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Cali. Y en Bogotá, en Ciudad Bolívar hay dos.

Estos juzgados pueden resolver acciones de tutela y litigios como recuperación de una vivienda arrendada, legalizar escrituras de menor monto, sucesiones. Están excluidos asuntos de orden penal. Este ensayo está en marcha y ha resultado benéfico y rápido para resolver querellas menores, lo cual constituye un avance y una contribución a menos carga para las demás instancias de la justicia. Es un paso en la dirección correcta ya que la mayor dificultad para que los procesos judiciales se muevan con rapidez estriba en la congestión derivada de que aquí a los jueces en general les toca atender múltiples casos que se van sumando al cúmulo de los que tienen pendientes.

http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/9-2014-resoluci%C3%B3n-de-pleitos-de-menor-cuant%C3%ADa.html

Habrá más recursos para descongestionar la justicia

Después de varias horas de reunión entre delegados de los altos tribunales y el Ministerio de Hacienda se logró esta adición presupuestal que servirá para contratar más jueces y adecuar más salas que permitan destrabar y solucionar miles de procesos que hoy están estancados

"Esos 150.000 millones de pesos de más son para la descongestión, sólo para eso, ni siquiera para la implementación de la oralidad en los procesos civiles, de familia, del contencioso administrativo, del contencioso penitenciario o para el código general del proceso, lo que estamos tratando de hacer es ser inteligentes y buscar nuevas fuentes para que la rama judicial tenga más recursos a futuro y que así sea cada año", agregó.

Según Benedetti es necesario descongestionar la justicia antes de que llegue el postconflicto con el fin de que puedan darse los procesos judiciales de forma expedita y recordó que serán por lo menos 30.000 procesos de desmovilizados que tendrán que manejar los tribunales.

En total la rama judicial recibirá más de 500.000 millones de pesos para que empiece con el proceso de descongestión.

De igual forma se está buscando que estos recursos sean permanentes año a año hasta superar la dificultad que atraviesan los jueces y magistrados por cuenta de la acumulación de procesos.

http://www.caracol.com.co/noticias/judiciales/habra-mas-recursos-para-descongestionar-la-justicia/20140908/nota/2405405.aspx

'Son jueces que empoderan a las personas'

El presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, el magistrado Pedro Munar, explica los alcances y beneficios de los juzgados de pequeñas causas.

¿Por qué se crearon estos juzgados?

Los creó la ley 1285 de 2009. La Sala está tratando de darle cumplimiento a esta norma porque hemos entendido que realmente es una necesidad de justicia. Hay personas para las que gastar 5 mil pesos o medio día de su trabajo en ir al centro de Bogotá para atender una diligencia se traduce en no ganarse el sustento diario, o dejar abandonados a sus hijos en sus casas sin nadie que los cuide. Lo que tratamos de hacer con estos juzgados es eliminar las barreras de acceso para ciertos sectores en situación de vulnerabilidad. En lugar de que ellos tengan que venir ante el juez, estamos llevando el juez donde está la necesidad.

¿En qué se diferencia un juez de pequeñas causas con un juez de justicia ordinaria?

Realmente es un juez que tiene toda la formación, pero funciona bajo el concepto de juez de barrio, con lo que quiero indicar que es un juez al alcance de las personas en el sector en el que están. Queremos que ese juez sea un promotor de los derechos humanos, un promotor de justicia en esos sectores. Es alguien que se encarga de empoderar a las personas en sus derechos, es decir, quien les dice qué derechos tienen y facilita el acceso a la justicia.

¿Hay intención de ampliar la oferta a otras ciudades?

Sí, claro. Esto se trabaja de manera muy armónica con los alcaldes municipales o distritales.

¿Se espera que estos juzgados descongestionen la justicia?

En este momento no solo estamos cumpliendo esta finalidad, sino que están ayudándonos a descongestionar los juzgados permanentes. Estamos haciendo uso de recursos de descongestión, exceptuando los jueces de Ciudad Bolívar, que tienen su planta permanente. Aunque su aporte a la descongestión no es significativo, sí lo es desde el punto de vista de brindarles atención a esas personas. Digamos que no es una de nuestras políticas fuertes de descongestión, pero también cumple este cometido.

¿Esta satisfecho con los resultados de los juzgados piloto de Bogotá?

Sí, lo que más nos gusta especialmente el perfil de los jueces que tenemos allí, porque ellos se han encargado de entablar un diálogo directo y fluido con la comunidad, indicándoles cómo acceder a la justicia y qué derechos tienen. Están mostrando que el Estado existe, que puede brindar protección a sus derechos y que es de fácil acceso.

http://www.eltiempo.com/politica/justicia/juzgados-de-pequenas-causas-alcances-/14492960

Así funciona la justicia que le apuesta a resolver pequeñas causas

En tres meses y medio, Esneider Vargas recuperó su casa en el barrio Los Alpes de Bogotá. Lo hizo luego de poner una demanda en contra de sus arrendatarios morosos en uno de los juzgados de pequeñas causas de Ciudad Bolívar, que ordenó el desalojo de sus inquilinos. Ellos no solo se negaban a pagar los 180 mil pesos de arriendo, sino que se rehusaban a dejar la vivienda alegando ser legítimos propietarios.

Ese es uno de los 16 juzgados de pequeñas causas que funcionan en el país, y que fueron creados bajo la ley 1258 de 2009. Los de Ciudad Bolívar, donde hay dos, surgieron dentro de un proyecto piloto que ya está en marcha en Medellín, Cali, Barranquilla, Buracaramanga y Cartagena.

El Consejo Superior de la Judicatura explica que estos despachos, con los que se busca descongestionar la justicia, solo conocen de procesos civiles y laborales que no excedan los 40 salarios mínimos legales vigentes, que equivalen a 24'640.000 pesos.

Allí se pueden tramitar, como lo hizo Esneider, procesos de restitución de inmueble arrendado, pero también se realizan trámites para obligar el pago de letras de cambio, cheques, servicios públicos, compras por catálogo y hasta se celebran matrimonios.

Por el momento, no se tramitan asuntos penales, ya que la Corte Constitucional, en su sentencia C-873/08, declaró inconstitucional la ley 1153 de 2007 que buscó crear tribunales de este tipo para que conocieran de delitos.

Sin embargo, el ministro de Justicia, Yesid Reyes, anunció el pasado martes que estaría dispuesto a tramitar un proyecto de ley para revivir algunos asuntos penales que entren en esa categoría. Esta es una idea que estaría tomando fuerza en la Rama Judicial. El mismo presidente de la Sala Administrativa del Consejo de Estado, Pedro Munar, anunció que ya se están adelantando reuniones con Congresistas para conseguir ese objetivo.

Lo que se busca con estos juzgados, además de proporcionar soluciones prontas y efectivas para la comunidad, es evitar la congestión en la justicia, que acumula cerca de 1,4 millones de procesos.

Por eso, nacieron bajo los acuerdos de descongestión de la Rama Judicial y funcionan, por el momento, con recursos destinados para esos fines. Sin embargo, entre la idea del Gobierno Nacional es que se integren a la nómina y que sus jueces sean nombrados por concurso de mérito, como ocurre en los juzgados convencionales.

Consulte la noticia completa en

http://www.eltiempo.com/politica/justicia/juzgados-de-pequenas-causas/14492959